domingo, 31 de julio de 2011

Francisco Expósito Camio

El jueves 31 de julio de 1975 ETA asesinaba a tiros en la parada de taxis de la localidad guipuzcoana de Usurbil, al taxista Francisco Expósito Camio. A las doce menos cuarto de la mañana Francisco se encontraba en el asiento posterior de su taxi leyendo el periódico con las puertas abiertas, debido al intenso calor que hacía ese día, momento en el que aparecieron tres individuos que, sin mediar palabra, dispararon sobre él a muy poca distancia, causándole la muerte. Su esposa, que vivía junto a la parada de taxis, escuchó los disparos creyendo inicialmente que se trataba de cohetes; pero le pareció que el ruido sonaba demasiado fuerte y se asomó al balcón, viendo cómo el coche-taxi de su marido tenía los cristales rotos por lo que bajó y vio cómo su marido se hallaba jadeante, pero al poco tiempo dejó de respirar. La esposa, también pudo ver a tres jóvenes que corrían en dirección a un coche, un “Mini Morris”, en cuyo interior se hallaba el conductor. Les vio meterse en el coche y salir huyendo rápidamente en dirección a San Sebastián. A la salida de Usurbil, los miembros de ETA lanzaron algunas octavillas de propaganda firmada por ETA, en la que esta organización se atribuía el asesinato y, trataba de explicar al pueblo de Usurbil el motivo del asesinato, diciendo que habían matado al taxista porque era confidente de las fuerzas policiales. Descanse en paz. +

2 comentarios:

  1. Cuando se trata de impedir que unas personas fanáticas,con instintos asesinos, lleven adelante sus propositos con riesgo de su propia vida, como evidentemente es el caso de Francisco, estamos ante un auténtico mártir de la sociedad civil y debe ser admirado y respetado con igual intensidad que despreciados y aborrecidos sus asesinos.

    ResponderEliminar